Image
Image
Image

AD

Architectural Digest

Ciudad de México

Margaret, directora de la firma Margaret Bissu Interior Design, incorporó su sello particular en el diseño de la casa mezclando materiales naturales en acabados, como diferentes tipos de piedra, mármol y maderas, con ricos textiles y texturas para lograr un efecto acogedor que invita al descanso.

A cinco kilómetros de Valle de Bravo , en Avándaro un sitio con vegetación abundante, emerge esta residencia en comunión con el entorno. Margaret Bissu encontró la inspiración para el diseño interior tras recorrer las tierras de Perú y Ecuador y adentrarse en su cultura local. Más tarde, materializó en esta morada la armonía de los textiles cargados de historia, su rica geometría y el colorido que la cautivaron.

El reto principal del proyecto fue intervenir una estructura arquitectónica existente. Margaret incorporó su sello arriesgado y sofisticado mezclando materiales naturales en acabados, como diferentes tipos de cantera, mármol y maderas en tonos cálidos para lograr un efecto acogedor en esta casa de descanso. A esto sumó mobiliario y elementos decorativos como layers de texturas para crear una composición que provoca un respiro de calma. La selección de la paleta de colores va del blanco luminoso hasta castaños y notas en marsala, una tonalidad con matices de rojo, marrón y rosa que fue nombrada color del año en 2015 por Pantone.

Image
Image

La joven interiorista Margarte Bissu ideo una extensa terraza con distintas áreas que incluyen una cocina abierta, dos comedores para 8 personas, un bar, un área de camastros junto a la piscina y un par de salas de estar. Una de las cuales cuenta con una chimenea flotante.

La escencia sofisticada y a la vez relajada entra y sale del lugar, fluyendo de manera natural por todos los espacios de la residencia.

Image