Image
Image
Image

AD

Architectural Digest

Ciudad de México

Para los jóvenes talentos del mundo de la arquitectura y el interiorismo, al igual que en otras ramas, siempre resulta un privilegio trabajar con alguien a quien admiran. El caso de la interiorista Margaret Bissu no fue la excepción cuando emprendió uno de sus proyectos más ambiciosos.

La coherencia y la armonía se reflejan en las habitaciones, las piezas y los detalles de los textiles, los cuales se convirtieron en el eje de la propuesta de interiorismo bajo un estilo clásico contemporáneo. “Soy diseñadora textil de formación y las telas son siempre para mí un punto de partida. Los textiles y sus texturas y colores fueron el hilo conductor de todo el proyecto”.

“Los acentos de color los logré con las selección de telas. Mi investigación está enfocada a la predicción de tendencias basada en textiles para moda. Hay empresas como Nelly Rodi que se dedican a generar estos pronósticos y siempre los utilizo como referencia. La propuesta de color es muy atrevida”, aseguró. Para la joven diseñadora, este proyecto, el cual inició cuando tenía 28 años, se ha convertido en un parteaguas, pues ha traído tanto invaluables recompensas como retos importantes.

Image
Image

“Siempre estuvo en mis planes hacer algo así antes de los 30. Lograrlo me dio la fortaleza para seguir creyendo en mis sueños. El reto mayor fue hacer que este proyecto hablara de mi trabajo, de mi filosofía y de lo que soy capaz de lograr. Estoy segura de que lo conseguí”.

Image